Gina y sus masajes terapéuticos


www.lestheticienne.com

El pensamiento decora y acompaña a la realidad biológica. Influye en las percepciones que se tienen sobre los cambios biológicos que aparecen automáticamente. En este caso comprobamos una reacción concreta, una interpretación y su influencia en sus conclusiones. Nuestra mente y pensamiento es capaz de crear magia.


El tacto de sus manos estaba bien cotizado, eran muchas las personas que acudían a ella para encontrar un oasis de calma y tranquilidad en sus tormentosas vidas. Realizaba diferentes tipos de masajes, desde el más sensitivo hasta un enérgico drenaje. Pero todos salían de su consulta con una sensación diferente, sentían al salir que se habían liberado de un peso, un lastre del que sólo se sabe su verdadera magnitud cuando te lo quitas.

Representaba una recepción deslumbrante, la bienvenida a su pequeño edén se limitaba a unos ingredientes simples pero todos ellos atractivos. La expresión de su rostro invitaba a entrar a un clímax blanco de limpio y verde de naturaleza. Las verdes y vivas plantas contrastaban con un fondo blanco. Tanto Gina como las plantas te sonreían con plena naturalidad, la armonía del lugar estaba armoniosamente estudiada, cada elemento había encontrado su lugar donde lucir su presencia y realzar el resto. Gina era el elemento más dinámico junto con la fuente en forma de cascada, la música y el sonido del agua al caer, mantenían un respeto mutuo.

Una persona al entrar, al menos al principio, no podía comprender todos estos detalles, pero al cruzar el umbral del marco de la puerta comprendían que estaban en un lugar
135
especial, agradable, un espacio reconocible en tus mejores sueños, que activaba todos tus sentidos. Tu cuerpo ocupado en disfrutar de tanta información sensorial se olvidaba del resto de pensamientos que quedaban esperando a la salida, para que los recogieses o los rechazases; los mismos que te conducirían de nuevo a ese lugar.

La danza que había desarrollado, iniciaba cuando el timbre de la puerta sonaba, abría con un espléndido rostro, invitaba a entrar al paraíso y te acompañaba hasta la habitación donde tenía la camilla.

Gina, fuera de todo este ritual terapéutico, en un ambiente de amistad, explicaba con sinceridad, que en ocasiones, cuando se encontraba delante de un cliente, una vez estirado en la camilla, al iniciar el masaje, su menuda nariz experimentaba un pequeño cambio: sentía que se humedecía y que sus “moquitos” se deslizaban por el conducto interior de la nariz produciéndole un cosquilleo, su mucosidad nasal aumentaba significativamente. Ella todo lo transformaba en belleza, incluso sus pensamientos, con connotaciones espirituales profundas.

¡Qué facilidad de transformarlo todo en bonito! La estimulación de la nariz la asociaba con una estimulación espiritual y energética, un aumento de sus capacidades terapéuticas; estado que utilizaba para hacer una limpieza energética a su cliente, recurriendo a las más bellas artes manipuladoras.
136
¡Qué bonita es la magia del pensamiento! Tanto, que en las situaciones útiles como éstas te reprimes romper el hechizo, piensas dos veces antes de hacer alguna pregunta que frene la seducción verbal de las explicaciones de sus vivencias. -Querida Gina, ¿Te pasa con todos los clientes? (la primera pregunta de precisión, la tentación ha sido más grande, ahora ya no se puede parar, ahora en vez de seducción habrá reflexión….).

-No, sólo con algunos clientes.
-Entonces, quizás, puede ser activado por un factor externo común en estos clientes.
-Podría ser, no me lo había planteado…..
Una larga pausa de reflexión, ahora sería un buen momento para cambiar de tema; ¡cuidado!, respetar este silencio puede provocar claridad y comprensión.
En su sonrisa comprendí que ambos estábamos pensando lo mismo, su expresión, después de la reflexión, se iluminó.

Gina sabe transformarlo todo en bonito, incluso a aquellos clientes con olor estridente, en estos casos: gracias a la ayuda de sus cremitas aromáticas que todo lo limpian o tapan y que estimulan hasta sus sentidos, en concreto su sensible nariz.

Un comentario en “Gina y sus masajes terapéuticos

  1. Estupendo articulo. Los masajes son muy importantes para relajarte o relajar a la otra persona. Ya sea con las manos o con masajeadores. Dar un buen masaje es esencial para recuperar energías.

    Felicidades por el pos y saludos :)

    • Hola, gracias por tu comentario. Disculpa en retraso en contestar, pero últimamente ha llegado mucho spam y algunos mensajes se me han pasado por alto.
      Estoy totalmente contigo, un buen masaje hace más de lo que mucha gente puede pensar. Un día estuve comparando constantes biológicas antes y después de diversos masajes; fascinantes los cambios que se producían a muchos niveles.
      Gracias por seguir la página. Un saludo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *