Acción coordinada arterias coronarias

corazon emobiologíaEste es un artículo muy relevante, teniendo en cuenta que los problemas cardíacos representan la principal causa de muerte en el mundo occidental, por encima de los procesos oncológicos. Resulta imprescindible acoger las teorías que os voy a presentar para poder gestionar con responsabilidad el estado de salud de nuestro corazón.


En este artículo os voy a mostrar la acción coordinada de un proceso que sucede en las arterias coronarias. Representa un ejemplo de cómo el organismo crea una respuesta múltiple y coordinada para superar una situación de vida; no por ello exenta de molestias y riesgos. Al final del artículo comprobarás que en algunos tejidos se produce un aumento de función y en otros una disminución, pero el denominador común será la vivencia o percepción intensa que ha activado el mecanismo de respuesta.

Observarás que los diferentes tejidos o funciones implicados pueden corresponder a derivaciones embrionarias diferentes.

Las modificaciones que se produzcan en las funciones estarán estrechamente relacionadas con una mejora fisiológica para superar el suceso percibido o representado. Situaciones de tensión territorial se reflejan en el corazón. Me refiero a tensión territorial a todo aquello que implica una lucha personal con unas características bien precisas. Son situaciones en las que la persona moviliza su energía y atención en solucionar una situación de perdida de territorio, lucha de conquista o derrota de un espacio de nuestra vida.

Físicamente acostumbra a transcurrir con un aumento de temperatura en el pecho a causa del incremento de irrigación sanguínea, hipersensibilidad más o menos perceptible en toda la región y un estado de tensión. El ritmo cardíaco puede alterarse, aunque en muchas ocasiones la persona no es consciente de estos cambios.

No es necesario aclarar que pueden existir diferentes tonalidades e intensidades en este tipo de proceso.

Supone una reacción de lucha por un espacio físico, mental o de identidad. En nuestras lenguaje coloquiale existen expresiones muy extendidas que reflejan claramente este tipo de tensión territorial.

“tomárselo muy a pecho”, “él se lo toma muy a pecho”, “ten cuidado como se lo dices que ya sabes que se lo toma muy a pecho”

Es una actitud, en todas sus vertientes, de enfrentamiento. Esta personalidad muestra un carácter dominante, al menos en el intento. Biológicamente ha sido una actitud vinculada más al hombre que a la mujer. No es casualidad que las estadísticas demuestren un porcentaje mayor de infartos en hombres que en mujeres, y tampoco es de extrañar que en estos últimos años se esté incrementando exponencialmente los casos en mujeres. Esto tiene una relación directa con la incorporación de la mujer en el mundo laborar, la tensión por hacerse un hueco y un lugar en un ambiente de hombres. Son las consecuencias colaterales de la lucha por la igualdad entre géneros. 

Este proceso no solo aparece en personas predomientantemente territoriales, ya que todos en algunos aspectos de nuestra vida lo somos. Puede activarse esta respuesta en personas dóciles, sumisas y sin ningún tipo de apariencia dominante.

Pondré un ejemplo típico que puede ayudar a comprender esta posibilidad. Un hombre de 59 años, médico de profesión, padre de tres hijos, es dócil y servicial con su familia. Entregado en sus responsabilidades como padre y marido. Un día es despedido de su puesto de trabajo después de 10 años entregado a la empresa. En ese momento siente que pierde una parte de sí, muchas horas de su vida entregadas con dedicación, muchas fiestas trabajadas fuera de su casa. Lo vive como una pérdida de su espacio, una expulsión por parte de la empresa.
Los compañeros no le llaman, él cree que no se preocupan, todo esto reafirma aún más su sentimiento de expulsión. La parte económica también juega un papel importante, ya no cobra de la empresa ese sueldo que paga los gastos de la familia. Durante unos meses le preocupó la situación, se le veía triste, pensativo, aislado en su tensión.

Pasados tres meses recibió la propuesta de un nuevo puesto de trabajo en otra empresa. Eso le permitió empezar a pensar en el futuro y olvidar el suceso pasado. Fue en ese momento cuando empezó a notar molestias importantes en el pecho al realizar algún esfuerzo. Lo ingresaron y comprobaron que tenía varias arterias coronarias obstruidas.

Es un ejemplo claro y típico de persona integrada en su familia y en el trabajo, pierde un espacio de lo que considera su territorio y activa un proceso de tensión que se refleja en el corazón.
El liderazgo absoluto solo es posible en un grupo pequeño, aislado del resto y donde el resto acepta el liderazgo completo. Algo no habitual en el ser humano.

El mejor recurso para un ser social, para las personas que dependemos del grupo para sobrevivir, es ser social.

Para nosotros como animal muy socializado, la tensión de territorio puede activarse por situaciones cotidianas como la pérdida de trabajo, una separación de pareja, etc.

Arterias coronarias

La sangre es necesaria para nutrir las células de los tejidos del cuerpo, para ello el corazón bombea la sangre oxigenada en los pulmones. El músculo del corazón también necesita nutrirse a si mismo, y lo hace mediante las arterias coronarias.

Son unas arterias muy importantes, ya que una falta de riego sanguíneo disminuye la nutrición del corazón y en consecuencia también el buen funcionamiento de su bombeo. Un mal funcionamiento puede disminuir la nutrición del resto del cuerpo y los niveles energéticos.

Las modificaciones aportan una ventaja

Cuando existe una tensión territorial con las características que he descrito, se produce una modificación en las arterias coronarias. La modificación aporta una mejora puntual al funcionamiento de irrigación del corazón. Si la situación perdura en el tiempo con intensidad, las modificaciones pueden comprometer el buen funcionamiento de irrigación del corazón y en consecuencia  poner en riesgo el buen funcionamiento del resto del organismo.

Modificación coordinada ante una tensión territorial

Una situación de tensión territorial activa una respuesta automática coordinada por varios tejidos con un sentido común de mejora, excepcional en una situación de necesidad y de adaptación.

Se observa la modificación de varios tejidos y funciones como el endotelio, la capa muscular lisa, la sensibilidad en la zona, incluso una posible alteración hormonal.

El endotelio es el revestimiento interno de los vasos sanguíneos. En los conflictos de perdida de territorio se produce una modificación en la sección del vaso sanguíneo. Esta alteración en la estructura representa un cambio importante en la circulación del flujo sanguíneo. En un primer momento sucede una reducción de tejido que provoca un aumento de sección. Al mismo tiempo se produce un aumento de la contracción de la capa muscular. El exceso de contracción muscular puede dar motivo a un aumento de la sensibilidad en el pecho. Todo ello con la única intención de aumentar el riego sanguíneo que llega al corazón.

El modo en cómo perciba la persona la situación que activó este mecanismo de respuesta, puede variar los niveles hormonales, concretamente los niveles de testosterona. Puede aparecer un aumento o disminución respecto a los valores normales.

Niveles hormonales (testosterona)

Cuando la persona percibe que no puede hacer frente a la situación de perdida, que no puede vencer, la sensación de incapacidad produce una disminución de los niveles de testosterona y en consecuencia una actitud más sensible, triste, melancólica. Incluso se puede apreciar una reducción del deseo sexual.

Si la persona lo percibe con una actitud megalómana, puede aumentar su percepción de territorialidad en otros ámbitos de su vida. Su relación con el entorno se puede convertir en una tensión territorial continua.

¿Qué pasa cuando la persona consigue relajarse?

Las alteraciones que se producen en los tejidos pueden ser regenerados en su mayoría por el mismo organismo, siempre y cuando la persona se relaje o ceda la tensión territorial. En la regeneración automática que inicia el organismo puede producir complicaciones como una oclusión total o parcial en las arterias a causa de un engrosamiento del endotelio. La musculatura se distiende y la persona siente un cansancio generalizado característico después de un periodo de estrés.

Riesgos

Una regeneración expansiva puede aportar los mayores riesgos. El infarto coronario sería la forma que tiene el organismo de frenar una excesiva regeneración expansiva.

Los posibles edemas cerebrales serían otra causa de riesgo por la compresión que puede suceder en las zonas cerebrales que participan en este proceso.

Prevención

El primer paso para la prevención es conocer el proceso, el segundo es el reconocimiento en nosotros mismos si el proceso está activo, y el tercero es hacer una buena gestión de nuestras situaciones de vida relacionadas con el territorio compartido.

Es necesario procurar que las situaciones de tensión territorial tengan la mínima magnitud de intensidad posible y que suceda una resolución rápida.

¿Qué supone una solución?

La solución supone todo aquel cambio en la persona que disminuya la tensión  respecto al territorio.

Ganar la batalla, alejarte del problema lo suficiente para olvidarte, conquistar un nuevo territorio que completa tu autoestima, son algunas de las soluciones más habituales a las que te puedes encontrar.

Recomendación

La activación moderada de tensión puede suponer un estímulo para nuestras vidas, pero si la batalla dura demasiado, la muerte será tu victoria y solución.

Una derrota territorial mantenida en silencio durante mucho tiempo no es menos perjudicial, cambia el escenario de tu territorio y muestra todo lo que tienes que aportar.

Un comentario en “Acción coordinada arterias coronarias

  1. Hola,

    Muy interesante aporte, sobre todo teniendo en cuenta lo al día que está esta problemática en nuestra sociedad.

    Recientemente escuché una charla del Dr. Fermín Moriano en la que hablaba sobre este mismo tema. Recomendaba que cuando se estuviese a punto de resolver el problema, que se mantuviese al cliente en estado simpaticotónico con entre 60 y 100 mg de aspirina, o con cortisona (niveles bajos, claro…). Lo justo para evitar entrar en la vagotonía absoluta y sus potentes efectos negativos…

    ¿qué opinas de este tratamiento?

    Gracias

    Un saludo,

    Fernando

    • Hola Fernado. Yo no lo utilizaría, es largo de explicar. Ser consciente del proceso te permite realizar una medicina auto-preventiva para reducir las masas conflictivas y las alteraciones orgánicas. Gracias por estar ahí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *